Leche de avellanas casera

Leche vegetal fácil sin azúcar

Foto de la receta de leche de avellanas casera

Hace unos años solamente tomábamos la leche de almendras cuando estábamos enfermos, ya que era muy buena para la digestión. Pero hoy en día hay infinidad de variedades de leche, y entre ellas está esta leche de avellanas casera, que es justo la que os traigo hoy. Hay que decir que cada vez está más difundido el consumo de alguna leche vegetal, también entiendo que antes no se hiciese porque eran difíciles de encontrar y encima caras, aunque si hubiésemos tenido esta recetita a mano, la cosa habría cambiado.

A mi personalmente nunca me gustó la leche, cuando iba de campamentos de verano y mi madre rellenaba la ficha de alimentos que podía tomar, yo siempre le pedía que pusiese que tenia alergia a la leche para que no me obligasen a tomarla y como buena madre, no me hacia caso, pero como buena niña que era yo, antes de entregar la ficha, la rellenaba yo, la firma de mi madre se falsificaba muy fácilmente.

Lo bueno de este tipo de leches, es que abarcamos a un público muy amplio ya que es apta para intolerantes a la lactosa y dispone de menos grasa que la leche de vaca, lo que la hace apta para dietas ya que es baja en calorías y colesterol, además, aporta infinidad de beneficios a nuestro organismo.

Esta receta de leche de avellanas yo la utilizo para añadirla a los bizcochos, para cocinar, para bebérmela bien fría… Da un sabor muy diferente y delicioso, también me gusta disfrutar de un vasito a media tarde bien fresquito. Incluso suelo mezclarlo con helado de chocolate y hacerme un batido.

Eso si, esta leche de avellanas la debéis consumir como muy tarde en un par de días, conservarla en la nevera y agitarla antes de beberla. Al no llevar aditivos ni conservantes dura un poco menos en buen estado, cuando vayáis a tomarla veréis que tiene como un residuo en la parte baja de la botella, no os preocupéis es normal, de ahí que tengamos que agitarla antes de consumirla.

  • 250 gr. de avellanas tostadas sin sal.
  • 1 litro de agua muy fría.
#gallery-1 { margin: auto; } #gallery-1 .gallery-item { float: left; margin-top: 10px; text-align: center; width: 100%; } #gallery-1 img { border: 2px solid #cfcfcf; } #gallery-1 .gallery-caption { margin-left: 0; } /* see gallery_shortcode() in wp-includes/media.php */
  1. Hoy os traigo una receta sana, pero no por ello menos deliciosa.
  2. Para empezar vamos a poner las avellanas en remojo en un cuenco tapado durante al mínimo seis horas. Aunque es mejor dejarlo toda una noche.
  3. Al día siguiente, vaciamos el agua de las avellanas y las enjuagamos y limpiamos bien bajo el agua.
  4. Y a continuación ponemos las avellanas en un vaso de batidora y vamos a ir añadiendo poco a poco, conforme vayamos necesitando, el agua muy fría. Tenemos que incorporarla toda.
  5. ET VOILÀ… Ya tenemos lista esta deliciosa leche de avellanas. Yo no le he puesto azúcar, pero si queréis que este mas dulce podéis añadírselo.

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Noelia Ortiz Encina.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cdmon (proveedor de hosting de lolitalapastelera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Cdmon.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.