Muffins ingleses

Receta de english muffins

Foto de la receta de muffins ingleses

Seguro que si os digo ¿Quereis unos muffins ingleses?, se os viene a la cabeza el típico muffin perfecto, enorme de chocolate con sus pepitas, con textura abizcochada, pues no. No lo es.

En realidad se me nubla la mente solo de pensar en la palabra muffin, es otro de los dulces que me pierden y más si se trata de muffins de chocolate ¡C’est incroyable! Oh là là! (¡El francés es bonito hasta escrito!)

Pues bien, hoy os traigo una receta novedosa para mí, y es que una fan me clasificó como muchos españoles, se sintió viviendo en el extranjero y que había aprendido a hacer muffins ingleses, que si me quería pasaba la receta, y la verdad es que al principio me pregunté: «¿Qué diferencia hay entre un muffin de chocolate y un muffin ingles?». Así que me puse un indagar un poco por la red y di con los muffins que me comentaba. Para nada eran los típicos muffins abizcochados que conocía. Eran más bien una especie de bollitos esponjosos que se toman para el desayuno, rellenos de mermeladas, mantequilla, miel o incluso en salado. Me pareció tan interesante que le dije que me encantaría hacer su receta, unas semanas más tarde, aquí la tendencia es una receta fácil, rápida y deliciosa.

He de decir que nunca los habría llamado «muffins, (para mí los muffins son estos de chocolate), lo considero un híbrido entre Bollito y pancake, ya que tiene la textura esponjosa de un bollito, pero se hace a la sartén, y es aquí donde reside el secreto de que estos muffins sean tan rápidos de hacer, ya que cualquier bollito tardaría al horno al menos 30 o 40 minutos de cocción, sin embargo, en este caso, con un minuto por cada lado lo tendremos listo. Sin duda, para mí, ¡Un descubrimiento!

  • 250 gr. de harina de trigo
  • 75 ml. de agua
  • 75 ml. de leche
  • 30 gr. de mantequilla
  • 15 gr. de azúcar
  • 5 gr. de levadura fresca de panadero
  • 5 gr. de sal

Foto de la receta de muffins ingleses

  1. Para empezar estos deliciosos muffins ingleses, vamos a poner en un cuenco pequeño la leche, el agua y la levadura fresca y vamos a remover hasta que la levadura se disuelva. Es mucho mejor si la leche y el agua están tibios, ya que la levadura se deshace mejor. Pero no muy caliente, porque la levadura muere a cierta temperatura.
  2. Una vez lo tengamos mezclado, lo reservamos un momentito mientras preparamos el siguiente paso. Ahora, ponemos en nuestra Kmix, la harina junto con la sal y el azúcar, si queréis hacerlos para rellenarlos con salado, tenéis que poner solo una cucharadita de azúcar, y empezamos a mezclar para que se integren los ingredientes.
  3. A continuación vamos a ir añadiendo poco a poco la mezcla que acabamos de preparar de leche con levadura, veremos que poco a poco, se va formando una masa.
  4. Cuando empiece a tener cuerpo, pero no esté del todo compacta, añadiremos la mantequilla a temperatura ambiente y seguiremos amasando con la Kmix hasta que nos quede una masa homogénea y que no se pegue. Yo he amasado con la máquina unos 5 minutos aproximadamente.
  5. Cuando la tengamos lista, la volcamos en nuestro banco de trabajo y la amasamos un poco, la boleamos y la vamos a poner en un cuenco previamente engrasado con un poquito de aceite de oliva y la vamos a dejar levar tapada hasta que doble su volumen.
  6. Una vez haya doblado su volumen, vamos a desgasificarla, así que la volcamos en nuestro banco de trabajo y la amasamos hasta que no le quede nada de gas ni burbujitas.
  7. Seguidamente sobre una hoja de papel para hornear, espolvoreamos un poco de maicena o harina y amasamos la masa con un grosor de 1 cm o 1 1/2 cm. Y con ayuda de un cortador de unos 7 cm de diámetro, vamos a ir cortando círculos.
  8. Podéis hacerlos del tamaño que más os gusten, yo los he hecho del tamaño que se suelen hacer. Cuando cortéis, no giréis el cortador, solo haced presión para no deformar la masa.
  9. Ahora les vamos a espolvorear un poco de maicena por encima, este paso es meramente decorativo, si no lo queréis hacer, lo podéis obviar, y los vamos a dejar que doblen su volumen.
  10. Mientras vamos preparando una cacerola que no se pegue con tapa. Y cuando veamos que han doblado su volumen ponemos la cacerola a calentar. Cuando esté caliente, bajamos a fuego bajo y vamos a coger con cuidado y mucho cariño un muffin inglés y vamos a poner en la cacerola, la tapamos y dejamos que se cueza unos 8 minutos.
  11. A continuación con unas pinzas, les damos la vuelta con cuidado y para que os queden planos y bonitos, con ayuda de una espátula lisa, hacemos un poco de presión sobre el muffin y tapamos y dejamos cocer otros 8 minutos.
  12. Cuando están doraditos por ambos lados, vamos a dejar enfriar sobre una rejilla.
  13. ET VOILÀ … ya tenéis la receta de muffins ingleses caseros súper esponjosos.Foto de la receta de muffins ingleses

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable » Noelia Ortiz Encina.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cdmon (proveedor de hosting de lolitalapastelera) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Cdmon.
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.